Aplicaciones de la electricidad


Aplicaciones de la electricidad





En el presente es impensado privarse de la energía eléctrica. Este sistema de aplicación de la energía eléctrica en sus distintas variantes se remite a principios de los años 1600 donde William Gilbert realizo las primeras consideraciones sobre los materiales eléctricos y los aneléctricos. Durante la revolución industrial la electricidad fue uno de los factores determinantes que impulso de forma asombrosa todas las actividades productivas.

Aplicaciones de la electricidad

La electricidad es generadora de luz, calor y movimiento y en cada una de las etapas de la producción ocupa el primer lugar de las necesidades insustituibles. Las generaciones de electricidad se pueden dar por usinas de calderas, por represas, de forma nuclear, eólica o por medio de pantallas solares entre otras posibilidades. Las aplicaciones de la electricidad –por medio de conductores desde los transformadores que reciben de distintas usinas la energía para distribuirla a industrias, comercios y a los hogares o por medio de acumuladores que almacenan la energía solar o eólica– son múltiples y en estos momentos el corte accidental de energía eléctrica puede paralizar totalmente un sector o todo un país.

En el hogar casi todos los artefactos funcionan eléctricamente. Hornos microondas, calefactores, ventiladores, aire acondicionado, iluminación, motores para elevación de agua, aspiradoras, licuadoras, batidoras, cocinas, refrigeradores, computadoras, impresoras, portones corredizos o levadizos, cortadoras de césped, y otros muchos artefactos más utilizan este vital producto generado por campos magnéticos.

Aplicaciones de la electricidad (2)

Las industrias funcionan con dos tipos de energías la trifásica de 380 volt y la bifásica de 220 volts que también es utilizada en los alumbrados públicos, en los comercios y en los hogares.