Artistas alternativos decoran las habitaciones del hotel Fox


Artistas alternativos decoran las habitaciones del hotel Fox





El hotel Fox en Copenhague se ha convertido luego de 5 años en objeto de culto.

Todo comenzó con el lanzamiento del modelo Fox de Wolkswagen en Copenhague con una operación de marketing que superó la simple presentación del coche en un espacio espectacular, como habitualmente se hace.

La empresa ideó algo más divertido y llegó a un acuerdo con una cadena de hoteles convencionales de tres estrellas para transformar uno de ellos (el Park Hotel) en un original lugar donde dar a conocer el nuevo automóvil y poder seguir promocionándolo posteriormente.

Como se trataba de un coche urbano, desenfadado y manejable se estableció una relación temática con el mejor arte de calle, el grafiti, y se realizó una selección entre los mejores grafiteros y diseñadores del mundo. Se eligieron 21 de entre todos y obtuvieron carta blanca para materializar sus sueños en 61 habitaciones de cuatro tipos: X Large, Large, Médium y Small.

En el Fox, el huésped puede dormir en un teepe o una tienda india plantada en mitad del cuarto, en un bosque virtual salido de una película de dibujos animados o en un ring de boxeo.

Carece de recepción o algo parecido que oficie como tal, sólo un bullicioso bar de copas con un fondo azul cielo donde el recién llegado no parece encontrar quién lo reciba, y es que quien atiende la barra también trabaja como recepcionista.

No poder elegir habitación crea incertidumbre pero aumenta la sorpresa y siempre es posible cambiarla por otra. La lista con la información detallada de cada cuarto, así como la información de los autores, se encuentra en la página web del hotel.

No creo que haya muchos hoteles asi. Pero me parece una excelente idea de alojamiento.