Ley de semejanza


Ley de semejanza





La mente humana muchas veces actúa de manera especial cuando recibe determinadas imágenes. Hay círculos inconclusos que la mente cierra por condicionamientos nerviosos y algo similar sucede con las líneas rectas que pueden faltar para cerrar un cuadrado o un triángulo. Dentro de la ley de semejanzas hay variantes denominadas de la siguiente manera: Principio de la Semejanza. Principio de Proximidad. Principio de Simetría. Principio de Continuidad. Principio de Dirección común. Principio de Simplicidad. Principio de Relación entre figura y fondo. Principio de igualdad o equivalencias. Principio del Cerramiento. Principio de la Experiencia.

Ley de semejanza

Las leyes de la semejanzas estas asociadas de distintas maneras en la personas, en lo inmediato una persona puede detectar las formas claras mucho más rápido que las oscuras y otras completamente lo contrario. Sobre un determinado fondo inconcluso las formas pueden aparecer y desaparecer mágicamente según la detección del ojo humano. Las figuras se forman en la mente y muchas veces el estado de ánimo influye para que se detecte o se imagine un cierre de una figura. El juego de las imágenes y de la mente fueron detalladas por la psicología moderna de comienzos del siglo XX que encuadró al acto de percepción y el movimiento aparente de formas estáticas que parecen moverse por ilusión óptica.

Ley de semejanza

Muchas veces el cerebro imagina cosas que en realidad no suceden, las formas estáticas parecen moverse según los colores aplicados o las inclinaciones de determinadas líneas que oblicuas o circulares parecen danzar sin que se encuentren sucesiones de imágenes. La ley de semejanzas sorprende por la complicidad involuntaria del ojo y de la mente.