Muros de carga


Muros de carga





Los muros de carga cumplen con una doble función la de separar espacios y al mismo tiempo soportar el peso de techos o contener tierras de terraplenes. Los muros de carga pueden ser de mampostería de ladrillos, bloques de piedras solidas regulares o irregulares ligadas con argamasa, o concreto colado dentro de un encofrado con estructuras de hierros que impiden que se quiebren. Hay muros de carga construidos con piedras de cantera irregulares que son comunes en terrenos donde abundan estos peñascos. Los muros de carga de terraplenes son una especie de cono de base ancha enterrada en el terreno para evitar su desplazamiento horizontal.

Muros de carga

Hay muros de carga que se construyen sin el agregado de columnas, estos muros soportan el peso de los techados de losa hormigón o de otros tipo de coberturas. Hay muros que se construyen colocando en el interior y el exterior de la pared paneles de cemento pre-moldeados que oficiaran de encofrados que quedaran fijos una vez colado en su interior el concreto. En el interior de la estructura se instalara un tramado de hierros para evitar que el muro de carga pueda quebrase.

Muros de carga

Los muros de carga se aplican en grandes construcciones donde el peso a soportar es significativo como en puentes por donde transitan vehículos con mucho peso o en edificios que soportaran en su estructura superior maquinarias o materiales de mucho volumen. Los muros de carga reemplazan –en algunas edificaciones- a las columnas tradicionales con apoyos puntuales repartiendo el peso de las estructuras a lo largo del perímetro de todo el muro construido.