Técnicas de supervisión


Técnicas de supervisión





Las técnicas de supervisión tienen distintos métodos de aplicación según las actividades, el tamaño de la empresa, la diversidad de procesos, y la cantidad de actores participantes. Las técnicas de supervisión tienen que ser integrales en las empresas productoras de bienes donde se controlan la calidad de los materiales que componen los productos elaborados, los procesos de fabricación y los parámetros dictados sobre “calidad total” de las normas internacionales.

Hay controles denominados “de escritorio” que son aquellos donde los supervisores reciben los datos aportados por los distintos encargados de áreas y los comparan con las producciones anteriores. Dentro de estas técnicas de supervisión hay un apartado dedicado a la producción y a la calidad. Estos parámetros se deben superar año a año buscando el perfeccionamiento con nuevas maquinarias y con personal cada vez más capacitado.

Técnicas de supervisión

Hay empresas que contratan profesionales especializados en técnicas de supervisión para instruir a los operarios, encargados de áreas, gerentes y directivos de las empresas para lograr el estado de calidad y eficiencia en cada una de las tareas correspondientes. Los cursos dictados por los especialistas logran –en algunos casos- aumentar la producción entre un 20% a un 50% con las mismas maquinarias y con el mismo plantel de operarios y sectores jerárquicos intermedios.

Técnicas de supervisión (2)

Los controles denominados “en obra” son los que realizan los gerentes o encargados en el mismo sitio de fabricación o construcción contactándose directamente con los ejecutores de las obras o con los mismos operarios. Esta tarea permite tener conocimiento directo de los procesos escalonados de las empresas y tener una noción exacta de cuáles son las medidas apropiadas y más efectivas a aplicar.